Porno y patriarcadas

agosto 24, 2020

Seguramente cuando escucháis la palabra “pornografía” os vienen a la cabeza las siguientes palabras: relaciones de poder, blanco, heterosexual y masculino. Y bien, la pregunta es: ¿dónde quedamos las mujeres?
En la pornografía tradicional la mujer está por y para el deseo del hombre; siempre mostrando una posición pasiva. Esto como era de esperar no convenció al colectivo feminista y a principios del siglo XXI empezaron a aparecer nuevas formas de representar las identidades, los cuerpos ajenos a la dicotomía hombre-mujer y las diferentes formas de producir y estimular el deseo en el cine X. A esto lo llamamos: pornografía alternativa y/o pospornografía. La idea es crear un cine para adultos cuyo interés estético esté enfocado en el placer de la mujer. Es decir, las únicas prácticas sexuales que no deben representarse son aquellas que no se ejercitan por acuerdo común, todo lo demás sigue teniendo cabida.
Ojalá lleguemos a desplazar la cultura de la violación a una cultura de consenso. Quizás entonces empecemos a conocer más sobre la mujer y sus deseos, sus zonas erógenas, su sexualidad y sobretodo, sobre su respeto.
Autora: @erizzarbe

Siguiente »