¿Orgasmos fingidos?

agosto 24, 2020

Ohs, ahs y joder vaya coñazo que termine esto ya. ¿Os suena? Retrata mi primera vez fingiendo un orgasmo. Porque la realidad es que más de la mitad de las mujeres lo hemos fingido alguna vez. Yo incluida. En mi caso fue casi siempre porque como mujer debía complacer a la otra persona. Y qué mejor que piense que he disfrutado del sexo al 100%. Aquí me di cuenta de mi primer error: el sexo no puede reducirse al orgasmo. En el momento en el que la meta es siempre esa, nos perdemos muchas otras cosas por el camino. Nos metemos en la cabeza que debemos llegar allí; a eso. Y nos olvidamos que lo bonito es el camino y sus vistas.
Mi segundo error fue pensar en eso de que debemos complacer siempre a toda costa a la otra persona. Y allí nos olvidamos de nosotras mismas. Y de que, en realidad, no se trata de complacer sino de disfrutar. Cuando el sexo es cosa de dos debemos entenderlo como una de esas partidas multijugador en el Mario Bros donde no te deja avanzar en el mapa sin que lo haga también tu compañero. Aunque eso signifique algunas veces retroceder, caerse y gastar alguna que otra vida.
A veces, es tan sencillo como decir “pues yo no he llegado”. Y ese esfuerzo que te ahorras. Y si no te apetece ser mi Luigi tranquila, pongo el modo “1 jugador” y me paso el mapa sola.

Autora: @erizzarbe