Carta de la Fundadora

agosto 24, 2020

Palmira Díaz – Fundadora de Ulindr

¿Cuántas veces habéis mirado atrás y pensado: ‘Es ahí donde comenzó todo’?

Hace unos años sucedió algo que marcaría un antes y un después en mi vida…
Dejé de esconderme y le grité al mundo lo que llevaba callando demasiado tiempo: que me gustaban las mujeres. “¿Y ahora?” No tenía ni la más remota idea de cómo comenzar a explorar mi sexualidad. ¿Por dónde podía empezar?
¿Bares de ambiente? Bailo fatal, así que si mis esperanzas de conocer otras mujeres las basaba en eso os aseguro que lo llevaba crudo. Me descargué todas las apps que os podáis imaginar: espacios donde las mujeres estamos completamente sexualizadas; chats interminables que no llegan a ninguna parte; apps claramente diseñadas para el público hetero… Y plataformas donde a mi gusto se había perdido todo ápice de humanidad.

Un día estaba tomando algo con dos amigos cuando uno se levantó y dijo que se marchaba con un chico que había conocido por una app. “Qué fácil lo tienen algunos” pensé. Minutos después me adentré en una noche que iba a cambiar el curso de muchas cosas. Entré en una decena de bares y hablé con todas las chicas que pude para buscar respuestas a una pregunta que llevaba haciéndome un tiempo:
“¿Era yo la única que había tenido mala experiencias con estas apps?”
Y no. No era la única. Aquello supuso el inicio de lo que está siendo sin duda uno de los viajes más emocionantes de mi vida.

Volví a casa con una idea muy clara: Crear un espacio que fuera únicamente nuestro, donde pudiéramos sentirnos seguras, conectar entre nosotras, y donde poder comenzar a tejer todo tipo de relaciones sociales. Es decir, un primer punto de encuentro que pudiera facilitar el comienzo de nuevas conexiones e historias de todo tipo entre nosotras, las mujeres lesbianas y bisexuales. Un espacio que nos incluyera a todas las mujeres del colectivo LGBT, independientemente de nuestra sexualidad, lo que busquemos, tengamos o no hijos, etc.

Ulindr no es una aplicación de citas. Ulindr es una comunidad y un propósito común donde todas podemos aportar nuestro granito de arena. Esto es la clave de todo: Ulindr la construimos todas y debe evolucionar de manera en que termine siendo lo que todas nosotras queramos que sea.
Hoy somos una comunidad que no deja de crecer día a día. La pregunta no es ¿Qué es Ulindr?, sino ¿Por qué Ulindr? Y esa pregunta no la respondo yo, la respondemos todas.

Ulindr no es una app. Ulindr es un propósito común.